Virgencita Guadalupe

Posada sobre la luna
cuidas mi nopal, mi tuna,
tornas suaves las espinas
del mundo en que me encaminas.

Tú te elevas, . . . así es,
benditos siempre tus pies
nunca tocarán el suelo
curando mi desconsuelo.

Virgencita Guadalupe,
hoy, rezándote ya supe
de tu gran misericordia
al mexicano la gloria.

Madrecita de Juan Diego
a tus designios me pliego,
manos de la imploración,
de súplica, del perdón.

Tu tez, de color morena,
es calma que me serena
fe, esperanza, caridad,
ahuyentando la maldad.

Quiero que me hagas milagro
quites penas, trago amargo,
que nunca nos desampares,
que cuides nuestros hogares.

Manto con el que nos cubres
bondad la que tú descubres,
mes diciembre, tu día doce,
que de ti . . . mi alma goce.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 12 de diciembre del 2012
Dedicado al Sr. Ing. José Guillermo Romero Aguilar

1 me gusta