Un perro ladra

Un perro ladra…
marcando las distancias
de lo humano
en la noche clara…
fijando la soledad
en la vastedad de los campos,
bajo las estrellas…
tiembla la hierba, alguien camina
y el perro ladra.

¿Quién canta?.. el mochuelo
es quien acompaña
…al que anda, y quien lo escucha …
siente la noche por la que avanza.

Todo es tranquilo, todo es sencillo,
solo las sombras confunden,
acortando las distancias,
agrandando los desafíos.

El ladrido sirve de guía,
es foco sonoro, tranquilidad,
conciencia de camino,
porque el de la noche no tiene huellas
solo ladridos, solo sonidos.

Los ladridos del perro
son como el amparo
de la hoguera, para el frío,
es calor de cercanía,
de vida a la vuelta de la esquina,
un lugar donde acudir
si la duda te quito el rumbo.

7 Me gusta

Bello poema! Qué bien reflejas la noche en ese ladrido y el canto del mochuelo que acompañan…:clap::clap:
Un saludo y un abrazo, José Antonio.:hugs:

Machas gracias, María. Un abrazo.

1 me gusta

Muy cierto, José Antonio.
Muy buen poema, especialmente esos versos finales.
Abrazo.

Muchas gracias por la lectura y el amable comentario. Un fuerte abrazo.

1 me gusta