Un alarido

Un alarido
Y abismos tan paralelos
De la creación humana
Y de la humana creación,
Sordido poniente
Y Roma muriendo de frío
En un incendio
De maldito mutismo.

Nos desbocamos en una casualidad
Interactuamos como pelusas
En una fracción de polen,
Uno vino del caolín,
El otro de algún diluvio,
Formidablemente hasta arrinconarnos
Como átomos en un terrón.

Hogaño presagio del Armagedon -
Y una danza limpia y precisa de meteoros,
Líneas biograficas
Para esa suerte que siempre nos probo -
Tentandonos y acudiendo
Ahora que ya no apetece,
Dónde sostenemos una torre de devociones,
Dónde nos adentramos pero jamás
Nos invadimos.

Porque somos caminos distintos
Apoltronados en Naturaleza inseparable,
La victoria convertida en arpía
Rapando la virtud y la costra traicionera.
Mediciones al vapor y maridajes
De esta locura peligrando por demostrar
Un jodido volado
Que nada ni nadie
Nos ha lastimado…

Y defenderemos -;
cuando a nuestra vereda llegué
El determinante instante,
El ajuste de posiciones
Y cuando todo se quebré
Como la seca hoja
Libre de vanidades…

Atraparemos al destino por la garganta -
Para cobrarle de una buena vez
Los réditos de nuestras podridas entrañas,
Las sugestiones que nos acercan
Cómo un poema de amor casi perfecto -
Enciclopedias deduciendo tu amnesia,
Y normalismos inventando miles de siempre
Sobre siembras descoloradas de primaveras.

2 Me gusta

Me encantó eso de “atrapar al destino por la garganta”!!!
Saludos desde La Habana

1 me gusta

Realmente extraño la Habana.
Tantas historias, tantos viajes y siempre playa.
13 y68.
Buenas Vista, cangrejitos, y todo ese mundo de color.
Temas, mimas, muñecas, amigas y amigos.
Robertico el barbero.
Yasnai, la mejor tinta para este descarao.
Un fuerte abrazo.
Y hasta la Victoria siempre

1 me gusta

Bello poema
Un saludo @Lubdikar

1 me gusta