Última voluntad

El hambre
quiso de mi infancia
el hallazgo: inundar el vacío
de una sola cicatriz
mi mundo

—rehén hasta cumplir los doce—

Mucho antes, vinagre al enfermo.

El nueve al azar,
5 dados en el ruedo y una miniatura
la mano de dios
ermitaño.

Nada que remediar,
hurgando el alma
convierte
al enemigo vivir a la sombra;
blasfemo
a media madrugada.

Oído a la palabra de todo rehén,
el síndrome de Estocolmo:
gesto adusto de papá
y lo poco que tiene para dar.

Entonces,
de estatura plástica,
de cenizas, piedras del dolor,
para ser más exacto,
mi signo en cautiverio.

Hacer estatuas de jabón

Como cábala, bagazo de caña,
jornalero,
hombre.

A veces enfermo,
mientras, mi cama estira cada vez más
el sudario.

Para hacer cumplir las escrituras

Tengo sed.

9 Me gusta

Me parece que en tus versos se desgrana una infancia marcada por la privación y la lucha. La metáfora del hambre como cicatriz revela un relato de dolor y resistencia, donde cada palabra es un intento de alivio.

Excelente poema amigo poeta.

1 me gusta

A veces la vida es triste, pero al final la poesía acaba por dar aliento y esa última voluntad hecha verso, hace volver de nuevo al poeta a la vida. Un placer tenerte por aquí, Martin. Gran poema. Un saludo, amigo.

1 me gusta

Pese al carácter críptico de los versos, re referencia a la oración y la cábala, hay siempre un gran peso de la vida, de lo humano. No es fácil hacer estatuas de jabón, pero en tu poesía tienen la urdimbre y el peso del bagazo de caña. Me gusta, Martín. Saludo cordial

1 me gusta

Hurgando en el alma de tus versos, nos dejas entrever pinceladas de tu vida, amigo.
Siempre es hermoso recorrer tu laberinto poético. :writing_hand::blue_heart:

Abrazo fuerte, Martín.

1 me gusta

La dureza de tus versos son tan sinceras…que solo puedo aplaudirte como poeta y guardar silencio como hombre…voy comprendiendo tus dudas.

Un abrazo, Martín

1 me gusta

Indistintamente de lo conceptual, "Última voluntad " se distingue por venir envuelta en una niebla de tópicos que disuelve el propósito disruptivo del discurso, rompiendo el hilo narrativo trazando una estrategia de comunicación a fin a la emoción, desafiando el intelecto en cláusulas cortas aisladas una de otra, pero que en conjunto, expresan estados psíquicos momentaneos, de soledad, frustración, indefensión e inteligencia/poder ™ como estrategia de captación de la atención. Aplaudo @martinrenan24 por el desarrollo de su estilo libre de patrones.

™El termino pertenece a Ciriaco Morán Arroyo, en su ensayo Conceptos de Gracian: gusto; pag54.

1 me gusta

Uff una lucha constante y vital contra las adversidades en tus intensos y lapidarios versos, Martín!!!:hugs::hugs::hugs:

1 me gusta