Reir en silencio

No hay como reír en silencio,
juntando los labios con suavidad,
haciendo una mueca imperceptible,
mirando a ningún lado, con naturalidad.
Poniendo cara de yo no lo vi ayer,
poniendo sobre el cuello una mazorca
de las que van cerradas en la planta.
Poniendo silencio en la piel,
silencio en el cabello,
silencio en la barbilla,
silencio en el sorbo de café.
En las mejillas color neutro,
ausencia en las cejas,
la pestaña apuntando a la nada
y en el rostro una certeza:
No me verás reír, aunque de mí me ría.

No hay como reír en silencio.
Quién pudiera además,
aprender a morir de a pocos
mientras se está durmiendo.

7 Me gusta

Grata lectura, por cuanto intuye y hace reflexionar. Eso da valor a la poesia.
En ésta, afirmas la importancia de reír en silencio.
No importa cómo se ría. lo importante es siempre reír.
Se puede reír llorando, se puede morir de risa.
Por el contrario, con tristeza nadie puede reír, porque los sufrimientos son cosas muy serias.
Me gustó ep poema.
Abrazo

1 me gusta

Gracias poeta. Ejercitamos la palabra tratando de acercarnos a todo los que nos rodea y a lo que es de nosotros también. Abrazo.

1 me gusta