Quise y no pude

Quise matar tus miedos
y me quedé sin tiempo
para arrancarte, de tu falsa sensatez
haciendo que junto a mí
gritases al mundo
nuestro derecho a vivir
y morir en el placer de amarnos.
De saltarnos sus cárceles morales
y prudentes normas.
No pude, no me fue posible.
Ni tú tuviste arrestos
ni yo tuve más fuerzas.

7 Me gusta