Que nadie me siente delante de un tribunal del dolor

El corazón se parece
a un árbol quebrado
cuando la vida se esfuma
como la voz de un ave.

Enamorarse es eso
un tsunami que irrumpe de una bañera
y que te deja naufragando
en lo incalculable.

Hasta un elefante en una habitación
tiene menos roces que la pasión.
Qué nadie me mida la ausencia
que nadie me siente frente a un tribunal de dolor.

Nos nos despedimos,
nos despidió ella,
Me repito frente a un espejo
que me devuelve una soledad multiplicada.

8 Me gusta

Bello poema, amigo! Un título muy prometedor…
Abrazos, Martín!:rose:

1 me gusta

Ni más ni menos, compañero.
Incalculable el alcance, para bien o para mal, del amor.

Precioso poema.

1 me gusta

Gracias por tus palabras, amiga. Me alegra que te haya gustado. Te mando un abrazo grande.

1 me gusta

Te agradezco tus palabras, Wallacegere. Sos generosa. Te mando un abrazo grande.

1 me gusta

Precioso poema, desbordante de amor, muy intenso y con título muy explícito, poeta!!!

1 me gusta

El amor se descontrola
Precioso
Un abrazo Martín .

1 me gusta

Sos muy generosa, Minada. Te agradezco la lectura y el comentario. Te mando un abrazo.

Gracias por tu lectura y tus bellas palabras, Magdalena. Se agradecen y se valoran. Otro abrazo.

1 me gusta