Pavesas frías

Cuando la vida duele, el aire se retira.
Pesa la mustia tarde y se inclina la noche.
Y los desprotegidos, meciéndose en la bruma,
imploran en sus cuitas, la caricia del alma.
Entonces, los senderos son horizontes mágicos
que arropan a los niños con sus pavesas frías,
mientras la madre busca heraldos de ternura.
¡La injusticia del mundo, me pesa como fardo!
Tenemos mucha prisa para llegar, ¿a dónde?

8 Me gusta

Muy buen poema a mi juicio. Ciertamente es un mundo desdibujado, preocupante.

1 me gusta

Una carrera hacia ninguna parte…

Me encantaron tus versos :clap::clap::clap::tophat:

1 me gusta