Orgánico devenir

Las letras solo forman historia,
juntas — una palabra.
Un puto oso panda,
un puerto alegre,
y volar sin memoria

Alta tensión y retoño,
puede que no ceda,
que ya nunca vuelva,
y me llene de sangre sin barniz,
de mi nombre,
de mi locura que te rescata,
Porque solo ella,
te necesita así -;
Copulando como un crucigrama
lunes y bestialmente
y desde las entrañas
horas y horas
torturandome…

Comiendo la poca paciencia
de mi corazón,
la gota en la ruta del diablo
abrazando tu voz,
las ansías deseosas de ya no soñarte,
la fantasía y el chantaje
cuando muero en tu cuerpo

¿Y que sustituye el no tener miedo?
el alma y su réplica salvaje,
mi bloque invisible repleto de polvo,
la quisquillosa fuga de las noches,
el maldito riesgo de ser tan tuyo,
la sombra y el árbol
posando en tus labios
tus pelo lascivo,
tus ojos sin tiempo,
amarte con odio
jugar a nosotros

4 Me gusta

Un poema cual explosión de emociones crudas y apasionadas.

Verso a verso se va desplegando el deseo y el tormento que se van entrelazando en un juego visceral.

1 me gusta

Un poema montaña rusa perfecta, cargado de piruetas en cada verso…sacando el ritual de antaño como deseo…el misil a punto de llegar al destino y vivir/morir en su ira.

Como siempre , me gusta la manera de plantear los poemas, estructuración y metáforas limpias.

Muy bueno, compañero.

Saludos

1 me gusta