No importa si quiero

Y aquí vamos, galope saltado…

Entrepiernas rotas que duele hasta el cielo.
La tierra se sube,
no importa si quiero
de un piso cuajado,
de penares seco,
a mis curvas flacas
por soles de enero.

Qué sed dan los mares
de rayos certeros
de Febo en mis poros,
comiéndose gestos
en lenguas de fuego,
que no dejan resto.

Es tétrico el paso
de la Parca…
Lento…

Si no tiene apuro.
Si no hay ya ni huesos.

8 Me gusta

Espectacular, Luz! :clap: :clap: :clap:

1 me gusta

Real como la vida misma, Luz, mis saludos

1 me gusta

Muchas gracias, Tali! Saludos!!! :grinning:

1 me gusta

Así es, como la vida y muerte mismas. Gracias por dejar tu comentario, Luis. Saludos!

¡Me encantó!

1 me gusta

Muchas gracias por tu comentario, Alda! Saludos!

Rítmico y bello poema. Saludos cordiales.

Te agradezco mucho el comentario! Saludos!!!

1 me gusta

Tétrico el paso de la parca… y lento, pero no deja de visitar a todos, aunque nadie la quiera.
Me ha gustado mucho tu poema.
Abrazo

1 me gusta

Es así como lo decís. Gracias por leer y comentar. Saludos!

1 me gusta