Niño gorrión

Dos pájaros cabalgan
sobre la tumba de un niño
los caballos del sol
ladran sobre la cruz.
No conocía el pan
ni el calor de una cerilla,
ahora duerme o sueña
y tiene para comer gramilla.
Tenía una mariposa
en cada bolsillo de la vida,
canicas en los ojos
comidos por las golondrinas.
Arropado por un perro
sin teta y sin caricias,
allí donde pasean
infértiles parejas pueblerinas.

11 Me gusta

Poema de oscura tierra, rostros grises y desolación…conmovedor aleteo de la muerte de la inocencia! Saludos poéticos!!

1 me gusta

Gracias por entender. La inocencia por la indiferencia. Saludos.

1 me gusta

Si, totalmente entendible y visible en nuestra cotidianeidad!!

1 me gusta

Me parece desgarrador y precioso. Una historia que se repite y se repite. Niños abandonados y apartados. Sublimes versos. Te aplaudo.

1 me gusta

Estremecedor! Sin concesiones. Infancia, muerte y miseria: elegía por tantos desamparados.
Abrazos, Juan Carlos.

Gracias Carmen, amiga. Buen miércoles.

1 me gusta

Mil gracias compañero por tus palabras. Saludos.

1 me gusta

Tremenda desolación en esta amarga realidad infantil.
El calor de una cerilla…una imagen que lo dice todo.
Saludos, compañero.

1 me gusta

Te agradezco María. Una realidad que cuesta ver.

1 me gusta

Fuerte poema, muy original
Un abrazo fuerte

1 me gusta

Estos versos soportan cómodos el peso de cualquier pensamiento… Pero especialmente aquel, que se niega a dejar que lo oscuro arrebate la fuerza de la vida, atendiendo sin movernos a tu propuesta tan intensa y majestuosa. Muy bueno.

1 me gusta

Agradezco tus palabras Miguel, gracias por pasar. Un abrazo.

1 me gusta

Gracias compa, aprecio tu comentario mucho. Un abrazo.

1 me gusta

El abandono infantil, la vergüenza del mundo, nadie se detiene, nadie los mira, no existen en la geografía, no son ni un número estadístico porque los invisibilizan. Gracias por el tema, abrazos

Gracias por entender. Buen domingo.

Como un gorrión con el ala rota acurrucado en un rincón de la vía… De la vida.
Tremenda e incomprensible realidad de una inocencia rota.

Maravillosos versos.

1 me gusta

Gracias compañera por tus palabras. Saludos.

1 me gusta