Ninguna parte

Qué lúgubre lugar, ‘ninguna parte’,
donde allí ya nadie espera,
donde acudo cada noche
a dejarme la decencia que me queda.

A entregar mis sentimientos,
a enterrar esas quimeras
que forjaba idealizando una imagen
en mi alma y mi cabeza.

Ya no hay besos ni caricias,
ni delirio apasionado en esa escena,
sólo quedan los vacíos del silencio
o el clamor de frases huecas.

Mal lugar, ‘ninguna parte’,
donde hoy, por fin, fuiste sincera,
desgarrando con tus uñas la ilusión
y clavando un puñal a esta entelequia.

Ni una lágrima rocía a este desierto,
a este páramo de penas
que antaño fue el edén
del deleite y la ceguera.

Y hoy es el amargo desengaño
que abandona las querencias,
lastimando el corazón
con esquirlas de nostalgias y de ausencias.

10 Me gusta

El mas cruel desamor.
“Ni una lágrima rocía a este desierto,
a este páramo de penas
que antaño fue el edén”
Triste historia de desamor. Me encantó tu poema. Abrazos

1 me gusta

¡Me gustó mucho!
Melancólico y franco.

¡Saludos!

1 me gusta

Me gusta mucho cómo escribes, Raúl. Tus versos tienen un ritmo y una musicalidad que te atrapa siempre.
Hermoso este poema!
Saludos, compañero.

1 me gusta

melancólicos versos en formato libre mi estimado Raúl

siempre un gusto leerte !

"
Ni una lágrima rocía a este desierto,
a este páramo de penas
que antaño fue el edén
del deleite y la ceguera.

Y hoy es el amargo desengaño

"
1 me gusta

Muchas gracias, @varimar

Muchas gracias, @aldanalisis

1 me gusta

Encantado que así sea, @mariaprieto. Muchas gracias por tus palabras.

1 me gusta

Y como siempre, un placer escuchar tus palabras @AljndroPoetry

1 me gusta

Volver a ‘ninguna parte’…