Medusa

Canta el epitafio en su epicedio mudo
casi una elegía sin cuerpo ni cabeza
cuando sentí adentro como un leve desgarro
un presentimiento helado
que me desata el nudo
me deseslabona
una línea de plata de corte seco
cauterizante
sin sangre malvárea
generando la simiente crisaórica y pegásica
fui como la Esteno
la de instinto maternal
llorando en hermosas letanías
el lamento de un treno.
Ha caído la cabeza de la gorgona;
pero aún
su horripila belleza
lapidifica
hermosas estatuas de héroes
enmohecidos
por el pernicioso verdor de la pereza
esenciándose en el empozamiento del olvido
¡Ah…! ¡Dulce leteo!
Sólo Perseo
refulge plúvico
como con la gracia del oro.-

Chane García.
@ ChaneGarcia.

6 Me gusta

Excelente, muy bueno. Saludos cordiales.

1 me gusta

Bravísimo!!

1 me gusta