Inflexiones

Qué diapasón de horas muertas
alcobas sin sueño
delicado escapar de la vida
que pasa de la mano
mirando desde abajo como un niño
un siglo de espera y otro que no vendrá
cantando con media lengua
aquellas canciones imborrables
del arpegio hogareño
rezumbar de abejas y moscas
en el cristal atardecido
otra vez caminar
sobre el suelo mojado
de la hojaldrada amistad
y sorber la sustancia
fluyente del tiempo que se va.

6 Me gusta

Un placer leerlo compañero :+1:

1 me gusta

Gracias por tu tiempo de lectura y tus palabras compañera. Saludos cordiales.

Abstracto verso y con gran sentido :clap:t2::blush:

1 me gusta

Mi saludo y mi agradecimiento por tus palabras.

Qué hermoso! Me vi ahí en esos versos, en la esquina de la infancia…pero estamos aquí, al otro lado…de un tiempo cada vez más estrecho.
Saludos, compañero! :rose::rose:

“mirando desde abajo como un niño
un siglo de espera y otro que no vendrá”

A menudo nos encontramos así. ¡Enhorabuena por tan buen poema! :sunflower: :sunflower: :sunflower: :sunflower: