Espera

Sus soldados son ramos de amapolas
y en sus noches nunca amanece
de ahí las ojeras…
Tiene la capacidad de hacerme volar
a través de sus versos,
motivando mi pobre corazón encogido.
Sueño que me despierto
y me susurra sus versos
esponjosos y elásticos
y vuelvo a la libreta
intentando dibujar su cara.
Quizás alguna de esas noches
donde el Sol no es bienvenido
un poema saldrá volando
hasta el alféizar de mi ventana,
abierta desde entonces
esperando a que me invada su ejército.

2 Me gusta

Me encanta el símil del ejército invadiendo con un poema.
Muy tiernos estos versos, amigo.

1 me gusta

Muchas gracias, benditas invasiones

1 me gusta