Éramos

Éramos la tarde milagrosa,

de alegre frescura de vertiente.

Éramos la tibia siesta del otoño

que desgajaba aún sus flores

silvestres.

Éramos el mar azul y profundo

y las maderas con olor a duendes.

Éramos el sol de los cerros celestes

esperando el ocaso bienvenido.

Éramos la mansa tarde de los valles

prometiendo la sed y el gemido,

aun presentes.

Éramos

el breve transito que precede al encuentro,

caricias en los rostros…

y en los vientres.

Éramos los ramajes de antaño

abrazando los huecos y las fuentes.

Éramos la noche despierta

ávida de amor y placer

como desean humedad las paredes.

Toda muerte fuera de la piel, y toda vida

lejos del abismo que antecede.

Éramos la sed de torrente,

de selva acalorada

y ardiente.

Éramos más

que dos sombras unidas,

que se estiran y se yerguen.

Éramos los que han aprendido a amar

y a despertar del miedo, del silencio,

y vuelven a festejar bailando

al borde de los muelles.


Imagen de Pinterest Argentina

8 Me gusta

Muy hermoso, Fabiana!! :sunny: :sunny:

1 me gusta

Muchas gracias por tu visita. Siempre bienvenido! Saludos

1 me gusta

Muchas gracias Paco!! Buen domingo! :hugs:

1 me gusta

Buen poema. Saludo cordial

1 me gusta

Hermoso poema, amiga
Abrazos

1 me gusta

Muy bello y lírico, todo un canto al amor, poeta!!!:clap::clap::clap:

1 me gusta

Gracias a ti.
Igualmente​:sunny::sunny:

1 me gusta

Precioso poema.

Saludos

1 me gusta

Preciosa poesía se desprende de cada rama lírica del árbol del “Éramos”.
Bello todo en verdad.

1 me gusta

Excelente resumen hiciste amigo, con cada rama del árbol Éramos! Muchas gracias! Bien podría ser una nueva poesía! Te agradezco que te hayas detenido en ella. Abrazo

1 me gusta

Muy elocuente, he llenado mis latidos con el peso de sus versos… :clap: :clap: :clap: :clap:

1 me gusta

Muchas gracias Héctor! Me alegra mucho que te haya gustado. Un saludo afectuoso!

1 me gusta