En la garganta

En la garganta
tenía las espinas
de alguna rosa.

Viejos recuerdos
de flores marchitadas
en el otoño.

Aquellas tardes,
lozanas y con brío,
atrás quedaron.

Y se durmieron
los ojos suplicantes
de unas caricias.

Fueron migajas,
rescoldos de un verano
de juventud.

Algunos bailes,
palabras y miradas
en romerías.

Así nacieron
preciosos sentimientos
con mil caricias.

Y nos besamos,
en tardes y en las noches
bajo la encina.

Pero los años,
y el tiempo, no perdonan…
(Nos separaron).

Hoy es presente
y miro aquel pasado
como algo tierno.

Algo precioso
surgido entre dos almas
y que viví.

Ahora me quedan,
los versos y un poema
de tus pupilas.

Rafael Sánchez Ortega ©
28/04/20

11 Me gusta

¡Preciosos! :star_struck: :kissing_heart: :kissing_heart:

1 me gusta

Gracias Kumdeamor.
Saludos.

1 me gusta

Qué versos más bonitos…

1 me gusta

Siempre quedan los buenos recuerdos cuando el amor ha sido sincero. Gran poema . Abrazos

1 me gusta

Bellas letras que guardan vivencias perfumadas! Saludos,@Rraffa!!

1 me gusta

Gracias Ángeles.
Un abrazo.

Gracias Silvelart
Saludos.

1 me gusta

Así es Varimar.
Abrazos.

¡Un final excelente, para un precioso poema!
¡Reciba mis saludos!

1 me gusta

Muy lindos. Saludos poéticos.

1 me gusta

Gracias Aldanalisis.
Saludos.

1 me gusta

Gracias Sinmi
Saludos.

1 me gusta

El recuerdo es lo que siempre queda.
Muy bonito!!

1 me gusta

Gracias Checha
Saludos.