El viejo Pablo

Detrás de sus ojos claros
existe un niño dormido
soñaba bajando el río
cuajado y muerto de frío.

Dijo ser parco en palabras
y que hay poco que contar
las cosas se cuentan solas
sólo hay que querer mirar.

Con su macuto tan lleno
de la nada más completa
triste equipaje de vida
que cabe en una maleta.

Y en su andar lento y pausado
echa en falta que a su lado
no lo acompañe su amigo,
su compañero y aliado.

El viejo Pablo se fue
junto a su amigo lanudo
se fue sin decir adiós
se fue por muchos motivos.

Sólo su gorra quedó
olvidada en aquel banco
su cama de mil inviernos
de frío y de tanto llanto

Sólo nos queda el recuerdo
de yerba secada al sol
preparándose su mate
infinito como el viento

Y el pan más duro que el hambre
amaneciendo en las calles
despertando sus miserias
nunca una queja …lo hizo más grande

Y me han dicho por ahí…
que se cansó de vivir

8 Me gusta

Precioso, amigo!! Ese Pablo está en todos los que son y están en las mismas circunstancias injustas de vivir en la calle. Haz hecho un bello homenaje, nos hemos acostumbrado a no mirarlos, como si fueran una farola o una papelera…y son personas. Por eso me ha gustado tanto tu escrito!
Gracias por escribirlo. Un abrazo fuerte! :smiling_face_with_three_hearts:

1 me gusta

Precioso, amigo. Cuánta indiferencia hacia los más necesitados hay en los gobiernos, y en la gente en general.
Es un bonito recordatorio/homenaje.
Besitos.

1 me gusta

Creo que cada día de vida en la calle equivalente a un año por lo menos o mucho más… así que entiendo que Pablo se cansase de de vivir… sobre todo al ver la indiferencia reinante en el ser humano respecto al dolor ajeno. Un poema excelente, compañero. Abrazo.

1 me gusta

Lo más triste es justamente lo que dices María, la deshumanización, la indiferencia y eso nos está pasando en infinidad de situaciones
La escala de valores hace mucho tiempo que ha pegado un giro de 180 grados y nuestra humanidad se desploma
Es muy triste como real
Gracias amiga
Otro abrazo fuerte para ti

1 me gusta

Precisamente es eso… Tristeza y realidad
El viejo Pablo es uno de tantos
Los Nadie, como decía Galeano
“No quiero que la reseca muerte me encuentre, vacío y sólo si haber hecho lo suficiente” León Gieco
Gracias amiga mía por estar siempre
Abrazos

1 me gusta

Gracias querida amiga… precisamente la indiferencia es uno de los peores males de nuestra sociedad
Sólo intento dar una pequeñísima voz y recuperar del olvido a muchísimas almas que han muerto en el más triste de los crímenes…
El olvido
Un abrazo amiga mía

1 me gusta

Gracias por tus palabras querida compañera, precisamente en otro comentario hacia referencia a la indiferencia como uno de los más despiadados crímenes del ser humano
Otro abrazo fuerte para ti

1 me gusta

Precioso homenaje.
Un abrazo Ricardo.

1 me gusta

Gracias querida compañera
Otro abrazo para ti

1 me gusta