El buen dolor

En la tumba más profunda
de la noche
sepultaba sus secretos.
Tuvo tantos planes
como letras del abecedario
y, como si hubiera cometido
el crimen perfecto, murmuró :
"A veces lo que deja una marca
para toda la vida
es el tatuaje que nunca te hiciste. "
Allí me clavó los puñales de sus ojos
(porque yo también fui víctima
de la espera)
y hubo un derrame de intimidad
al que llamó “El buen dolor” .

3 Me gusta

Hermoso, Martín!
Saludos y abrazos, querido amigo! :rose:

1 me gusta

Gracias por todo, querida amiga. Abrazo grande!! . Cuidate!!

1 me gusta