El bando

Los niños jugaban al futbol con una pelota tan rebelde, que al recibir un patadón, jamás tomaba la dirección de la portería. Tenía especial predilección por la bandeja de los camareros y los sombreros de las señoras. Por eso en aquella plaza el alcalde hizo colocar un bando, en el que se prohibía expresamente, solicitar la presencia del camarero y sentarse a la mesa con la cabeza cubierta.
Foto375
Foto de mi autoría: Cuesta del Rosario (Sevilla)

7 Me gusta

Grande!!! :hugs: :hugs:

Aunque tarde, muy agradecido.

1 me gusta