Después

Después de vagar sin rumbo
entre paramos insondables
vuelvo al viejo reducto
donde todo permanece intacto
como una agradable pesadilla.
Quizás hubo demasiadas caídas
de ahí ese maltrecho acento
a pesar de todo hay poesía
torpes elucubraciones,
estupidos anhelos.
Hay pastores en las orillas
hay voluntad de descubrir paisajes
hay Galateas de lengua afilada
y Prometeos regalando el fuego.

9 Me gusta

Muy buen poema, compañero. Me ha encantado.
Saludos.

2 Me gusta

Bellísimo!!!

1 me gusta

Me gusta que os guste. Muchas gracias.

Precioso Josele
Saludos.

1 me gusta

Muchas gracias Magdalena. Un saludo.