Demasiadas hojas caídas, demasiadas

Demasiadas hojas caídas,
demasiadas…

Apenas partió la primavera
y caen, ingrávidas,
ante mis ojos
desnudando el árbol.

Se desprenden de la matriz
(desalojándome)
amarronadas, crujientes,
deshechas,
a mis pies,
ocupando el hueco
de mis huellas vacías.

Acelerada, la vida,
(su latido)
borró el verano de mis calles.

Y caen,
siguen cayendo
livianas,
insumisas.

Se sueltan
de mi piel,
de mis manos,
de mi espalda,
de mi vientre,
de mi voz en grito,
de los contornos del yo…
ante los ojos atónitos.

Por detrás de mis sombras,
enredadas en el pelo,
se deshacen de oropeles
y en suspiros inaudibles
se desprenden…
siembran ocres en la tierra estéril,
en el barbecho calcinado de mis labios.

Demasiadas hojas caídas, demasiadas…

Imposible barrer
(a deshoras)
todo este otoño creciente,
implacable y amarillo
que se desprende de la rama.

Disgregado.

Imposible,
demasiado imposible…

Quizás
el soplo de la tarde
las arrastre
arrancadas,
desgajadas de mi cuerpo
en diaria ceremonia,
en la vaciedad de lo absurdo
de un calendario deshecho.

Tal vez,
mi árbol quede en pie,
perenne, orgulloso y rebelde,
en esta verde
y solitaria desnudez
que me contiene.

Junio 2023

Foto: Jardín Botánico de Madrid. José Manuel Remesal Delgado

36 Me gusta

Bravo, sorprendentes versos acunados en la ternura de sus rimas. Me gusta mucho, te lo robo para mi biblioteca,(con tu permiso claro):clap::clap::clap::clap:
Feliz fin de semana. Abrazos

1 me gusta

Magníficos versos, que se desgranan uno a uno, dejando brotar gran sentimiento. Aplausos, poeta!!! La fotografía es perfecta para dar marco a tu bellisimo decir, poeta.

"Quizás
el soplo de la tarde
las arrastre
arrancadas,
desgajadas de mi cuerpo
en diaria ceremonia,
en la vaciedad de lo absurdo
de un calendario deshecho.

Tal vez,
mi árbol quede en pie,
perenne, orgulloso y rebelde,
en esta verde
y solitaria desnudez
que me contiene."

1 me gusta

Ese otoño acelerado, esa vida, que hoja a hoja se nos va cayendo ante la atónita mirada del paso del tiempo.
Maravilloso poema Maria.
Un abrazo​:hugs::hugs:

1 me gusta

Increíble poema querida y respetada @mariaprieto.

Es cierto, otoñándonos, soltamos poco a poco nuestro follaje. Pero algún poeta dijo por ahí, que al caer, las hojas le dan el último toque de belleza al árbol en sus volutas de mariposa agónica, en su caprichosa trayectoria hasta perderse en la hojarasca que hollaran pasos melancólicos.

Y nuestros poemas son esa hojas. Sigamos desprendiéndonos por si alguna mirada se tiende hacia nuestro horizonte.

Un gran aplauso!!

Ah, lo que he citado es para enmarcarse, desde mi gusto.

1 me gusta

En todos estos sitios donde publican poesías se encuentra uno con algún poeta. :rainbow:

1 me gusta

Uff cascadas de versos que vaticinan y nos envuelven en una lenta agonía, en un desajuste impropio, en una confusión incoherente y en un grito de realidad, duelen leerse ahora nada más comenzar el verano sabiendo de su verdad, intensos y reflexivos, amiga!!! :clap::clap::rose::rose::kissing_heart::kissing_heart:

1 me gusta

Bello poema María. Un abrazo.

1 me gusta

Demencialmente indómito. Ternura fagocitada. Manjar amarillento que tiñe la desnudez sin aprietos. Las prisas se desgarran en las vértebras de unas hojas desdentadas. Y ahí estás tú, María; escribiendo con demasiadas hojas caídas ante cientos de latidos involuntarios. Una joya poética. Felicidades! Buen finde caro cuore. :smiling_face_with_three_hearts:

1 me gusta

Pues una verdadera maravilla, querida amiga.
Derroche de poesía :heart_eyes::bouquet::bouquet::bouquet:

1 me gusta

Sin duda, quedará en pie por muchos años mostrando la verdad desnuda, esa que nos pasamos la vida buscando. Un poema que nos habla tal vez del otoño de la vida en pleno verano interior, porque seguirá siendo verano dentro de nosotros a pesar de todo y hasta el final.
Me alegra volver a leerte, María. Siempre es una gozada encontrar tus versos.
Abrazo caluroso en todos los sentidos :wink:

1 me gusta

Muchas gracias! Tú puedes guardarte lo que quieras…querido Pippo, :smile: :upside_down_face:
Un abrazo fuerte!

1 me gusta

Muchas gracias, poeta! Esa caída de hoja te desviste…
Abrazo grande, Lucía!

Hoja del árbol y hoja del calendario…caen, caen…
Pero aguantaremos!
Muchas gracias por leerlo y comentar, José Antonio. Muy grata tu visita siempre. Abrazos!

1 me gusta

Y en cada hoja un poema de melancolía.

:clap::clap:

1 me gusta

Miel liberadora para otro desgarro existencial. Paisana maravillas así deben ser publicadas si o si. Un abrazo gordo.

1 me gusta

Una descripción exacta llevada a limites…pero irrefutable.

“Veras como pasa el agua y no la podrás beber, por que te sobra la sed”

¡Buenísimo el poema!

Saludazos…

2 Me gusta

¡¡¡Qué bellezura de poema!!! Usted es la reina de los poemas decadentes llenos de ruinocidad, donde bate el tenue olor a antiguo y a humedades, como el olor embriagante de las almendras dulces amargadas, envenenadas, con cierta delicadura casi imperceptible.

¡¡¡Precioso!!! Parece que jugara, usted, con la pulpa al describir el paisaje.

Saludos, poetaza.

1 me gusta

Si este poema, tan hermoso, con versos al desnudo como la verdad que patentan, lo hubiese encontrado al azar en cualquier sitio, firmado por un anónimo, sin dudarlo, habría dicho: “Esto lo ha escrito María Prieto” tu sello es inimitable, querida amiga. Me quedo con el remate, a pesar de todo aquello que hemos perdido o por supervivencia tirado, (como el árbol que se desprende de las hojas para gestionar el agua en tiempos de escasez) nos mantenemos en pie con visos de esperanza. :hugs: :hugs: :clap: :clap:

1 me gusta

Mil gracias por tus palabras, Jesús. Esa hojarasca que se desprende de nosotros, soltando el lastre…pero creo, que al fin y al cabo, nos libera de un gran peso.
Abrazos cálidos!:heart_eyes::heart_eyes:

1 me gusta