De López y su "culto" vocabulario

“De sandeces relicario . . .”

Andrés nos sorprende a diario
crece en el vocabulario
demostrando su “cultura”
de “presidente” de altura.

Al bla, bla, su mero mole
“me canso ganso”, “ya chole”
y al famoso “fuchi caca”,
con los que harto se destaca.

Les ha añadido, innovador,
lo del “choro mareador”
aludiendo al Rector Graue,
por si ésto no fuera grave.

Expresó con tono acedo,
pues, que él “no se chupa el dedo”
en el asunto del aeropuerto,
lo que ya se ha vuelto entuerto.

Pa’l español tan hermoso
que se oye feo, hasta monstruoso,
en su acento tabasqueño
lerdo pausado desdeño.

Aunque esto es lo de menos
de tan penosos extremos
del que fue “universitario”
y friega el lenguaje, calvario.

El idioma de Cervantes
sufre con López desde antes,
ni Polo Polo finado
era, en fin, tan mal hablado.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 25 de enero del 2023

4 Me gusta

del bla bla bla bla de los políticos el pueblo empieza a sentirse harto don Gonzalo. Buenos días y no les hagamos mucho caso

1 me gusta

Me recordó a una obra de teatro, de la Compañía de Teatro «Comedias Divertidas», que leí en mi niñez y del que no recuerdo la autoría, «Don Redondón». El relato iba sobre lo que has versado, ridiculizaba a un personaje porque hablaba con palabras que nadie entendía. Precioso @Gramos

1 me gusta

Hola, Lpq1950, que gusto en saludarlo. Ojalá el pueblo hiciera verdadera consciencia y se hartara de los pésimos políticos. Lo malo es que muchos aún se identifican con esta forma populachera de hablar de López, implica el menor esfuerzo, conlleva un conformismo. ¿Para qué va un joven a prepararse a la escuela si llega a ser “presidente” un ignorante y mal hablado? El mal ejemplo cunde todas las mañanas en México. Creo que deberíamos preocuparnos cada día más y más y hacer algo. Tristes saludos pero afectuosos.

Hola, Alfonso, gusto en saludarlo. Gracias por apreciar mis irónicos y sarcásticos (hasta burlones) versos. Es inconcebible lo que pasa en México, que bueno que mi Señor Padre ya no vive para no ver esta vergüenza de López. Mi papá solo curso sexto años de primaria y se preparó de manera autodidacta; siempre me insistía en que estudiara, que leyera, que hablara con propiedad. ¡Dios mío! se volvería a morir si viera una “conferencia” mañanera. No tengo más que mis tristes letras para intentar llamar a atención sobre esta tragedia cultural propiciada por la ignorancia de un individuo que “gobierna” a una nación de 130 millones de habitantes. Tristes saludos pero afectuosos, que esté bien.

1 me gusta