Con las manos temblando

Con las manos temblando
avanzaba en la noche,
apartando los miedos
y buscando razones,
pero aquellos clavaban
sus puñales enormes
y manaba la sangre
de aquel pecho sin flores,
marchitadas las rosas
en los ojos del joven,
se veían legañas
y también nubarrones,
y rezaban los labios
la plegaria sin nombre,
elevando a los cielos
la canción del Quijote…

Las preguntas surgían
en profundo desorden
y cruzaban la mente
cual agudos gorriones,
¡qué silencio tan grande,
que hasta el eco responde,
mitigando las ganas
de quebrar el desorden!
y es que clama la tierra
y hasta lloran las flores,
por la ausencia de vida
y también de pasiones,
soledad en las almas,
tempestad en los montes,
ya se acercan las sombras
y se duermen los dioses…

“…Con las manos temblando
avanzaban los monjes,
por el claustro silente
mientras daban las doce…”

Rafael Sánchez Ortega ©
28/04/20

5 Me gusta

Que buena descripción del miedo, que buen poema. Gracias por compartirlo. Un abrazo.

2 Me gusta

Gracias por fijarte en esos versos, Kumdeamor.
Un abrazo en la tarde.

1 me gusta

Me encantó leerte. Saludos poéticos.

1 me gusta

Una tragedia escrita con suma belleza… Felicitaciones,poeta!!

1 me gusta

Gracias Sinmi.
Saludos.

1 me gusta

Gracias Silvelart
Un saludo.

1 me gusta