Certificado

De la inteligencia a la ausencia de virtud hay una montaña rusa. Si sumas y no divides solo restas.

Yo, como aprendiz de viento de tiempo furtivo, condenso un manifiesto siniestro y,

                                CERTIFICO: 

Que he puesto a secar mi corazón en el árbol del acantilado.

Mi estómago de incubadora es un tanatorio.

Con cínica misericordia voy a llenarte de mi, para que aprendas a perderme.

Vas a llevar tu título nobiliario por los siglos de tu infierno.

Desde un agujero atemporal voy a verte meditar hasta que la luz te desintegre.

Voy a regar flores con los charcos de tus lágrimas. Voy a fregar suelos con la sabana de tu ánima.

En esta guerra no estoy sola, Sola, soLa ni SOLA con mis ahorros en venta, muchas otras, antes que yo, ya escribían en los periódicos.

Ya queda poco -cariño, mi amor, mi vida- en la épica madrugada se han agotado las entradas, los
caníbales del zoo te esperan con sus fauces tétricas desgarradas.

Amigo de insectos de gruta, ya oigo tu débil voz despechada, sollozo de carcajada destartalada en la noche lúgubre.

Voy a invocar a todas las brujas de los cuentos, escucha el silencio macabro del vino tinto…ya vienen.

Y para que así conste donde proceda y a petición del interesado, se expide y firma el presente
certificado,

En Madrid, a 21 de junio de 2022.

8 Me gusta

Triste y bello, me gusta su melancolía. Te felicito.

una verdadera belleza

Muy hermoso, Teresa! Un saludo. :tulip:

Muchas gracias!!:kissing_heart:

1 me gusta

Hermosa prosa, poeta. Un gusto leerte.