Aullando

Así, desde mi poesía,
como cuando era entonces,
como cuando ya no es,
como cuando será,
como piel y vino agrietado,
la llanura gimiente,
el desliz de
la boca caída, así me verás
trepando murallas
enormes,
gradas de cal y hierro
para llegar a tu encuentro,
desatendiendo camas,
levantando bordes,
suturando papeles y monedas,
viendo espejos.

Así como el olor de aquellos
días:
un lirio florido
en una taza de cerámica,
así como la sangre que canta
desde un vientre materno, como
una piel que se despega en la lluvia,
así
me verás llamar
y buscar nuevamente
a las orillas tibias
un rezago de tu nombre,
porque desde mi poesía
no habrá distancia hacia ti.

5 Me gusta

Muy bonito versar compañero.

1 me gusta

Ahh que delicia de lectura, desafiando a las inclemencias para abrazar a través del verso, inmune a cualquier distancia, a tu propio sentir, muy bello poeta!!! Abrazos!!!

1 me gusta