Algún día pudiera ser

Decíamos adiós
y no era a nadie en la tarde,
fue distante la mirada
una huella y pocos lugares donde regresar.
Fue acaso tu palabra un eco remoto,
tú eras ayer
ya sin motivos para una despedida
de ventanas y acuarelas.
Países que se olvidaron,
un pez que nada
su acuario, volumen fugaz del sueño.
Nos limitábamos a la huella que no se encuentra
sucumbíamos al momento,
porque a la hora completa
fuimos siempre un recuerdo inconcluso,
un pasado que aún habitábamos
Con las manos en alto, señal
de que algún día pudiera ser.

15 Me gusta

La melancolía del amor fugaz…

Muy bonito.

:clap::clap::clap:

Me ha encantado, Héctor.
Precioso poema :smiling_face_with_three_hearts::ok_hand:

Qué hermosura! Precioso poema. Mil gracias por tu aporte!

Abrazo!

Me encantó! :clap: :clap: :clap: :heart: :heart:

Cuando ya es ayer solo hay futuro. Bonita despedida. Saludos.

Hola, Artemisa, muchas gracias por tu lectura.
Un gran saludo.

1 me gusta

Hola, muy agradecido con tus palabras, Wallace…
Un gran saludo.

1 me gusta

A ti, muchas gracias por tu lectura y un gran saludo…

1 me gusta

Muy agradecido por tu comentario.
Un gran saludo…

1 me gusta

Rafael, muchas gracias por tu lectura e interpretación.
Un gran saludo.

1 me gusta

Cada día hacemos tantas despedidas. De lugares, de cosas, de momentos, de la gente…
Hermoso tu poema, Héctor.
Saludos!

Muchas gracias, María y un placer poder participar en este reto, con un motivo tan complejo, como lo que significa una despedida.
Un gran saludo.

1 me gusta

Buen poema. Felicidades :clap: :clap: :clap: :clap:

Hola, muchas gracias por tu lectura y comentario.
Un gran saludo.

1 me gusta

Precioso poema, Héctor
:clap: :clap:

Magdalena, muchas gracias por tu lectura y comentario.
Un gran saludo.

1 me gusta