Yerma

Caminar.

Irse.

Llegar.

De nuevo.

Irse.

A montar un nuevo circo,

una nueva función.

Huir

como las nubes

huyen del viento.

Desbrozando sentimientos,

cómo un mal jardinero,

sin dejar flores.

De un beso a otro beso.

De una herida a otra herida.

De un cuerpo a otro cuerpo.

Sin parada,

sin echar raíces,

dejando yermas las miradas,

solo amarguras.

Truhanes

que no dejan ningún rastro

en el recuerdo.

Magos de la huida.

Y así es muy fácil.

Así no se hacen las cosas.

Así no se da vida.

Así no se da nada.

Así no se es un hombre.

3 Me gusta