Yerberita linda

Cuando nuestra madre prepara un remedio casero para la tos, se alivia el corazón.

Si atiende un dolor de cabeza con trapos húmedos, cura los pensamientos.

Una simple infusión de agua con gotitas de amor y ternura, entibiada con sus palabras, restablece los anticuerpos para el cansancio, la rutina y el desamor que ronda por todos lados como un virus.

Carajo! Nadie sabe los poderes mágicos que adquieren el las manos de una madre los ajos, cominos y otras hierbas raras que siempre hay en casa.

1 me gusta

Así es! Bonitas palabras!