Y nos acompañaban los pájaros

Recuerdo aquellas mañanas

con dos horas de sueño

y el esplendor

de la suave arena

alrededor bajo la luz

fría del amanecer

en el desierto de saguaros

Y las botellas de vino

frente a la ventana

recorrida por ligeros coyotes

inteligentes

Y los pequeños pájaros

libres

mientras aún no se había ido

la Luna

Y luego

el recorrido del Sol

en el cielo del día

en tanto tú hacías

el espacio de la carretera

a la velocidad de esa luz

sin tiempo…

y nos acompañaban los pájaros

4 Me gusta

Precioso recuerdo en ese viaje entre arenas y pájaros a la velocidad de la luz, poeta!!!

¡Cómo lo entendiste y viste todo…!

Precioso, compañera.
Hay viajes y encuentros que bien valen esas dos horas de sueño…

1 me gusta

Precioso viaje onírico :sunflower:

1 me gusta

Sin duda, Wallacegere…

1 me gusta

Gracias, Carme.