Vísteme pronto

Vísteme pronto,
decía aquel poema,
entre tus manos.

Y te esmeraste,
sin prisa, y con paciencia,
le diste forma.

Verso tras verso,
su ramo tomó forma
y fue creciendo.

Preciosa rosa,
sin rima y contenido
muy variopinto.

Había estrellas
charlando en una noche
a los humanos.

Había niños
que estaban en la cama,
quizás soñando.

Y había ojos
buscando en las tinieblas
algún mensaje.

Por eso el grito,
un tanto desgarrado
de aquel poema.

“Vísteme aprisa,
la noche ya comienza
y alguien me espera”.

Rafael Sánchez Ortega ©
09/03/23

4 Me gusta

Qué bonito este poema!!!

"Había estrellas
charlando en una noche
a los humanos.

Había niños
que estaban en la cama,
quizás soñando.

Y había ojos
buscando en las tinieblas
algún mensaje."

2 Me gusta

Gracias Lucía.