Viaje astral a viva voz:

¡Despierto fuerte!

¡Me alzo sobre mi cuerpo!

Levito en un espacio de colores, siento que me difumino entre densas neblinas, frustro mi paciencia y no distingo formas claras y me agobia.

Pesadilla nocturna, ulular de chacales, o lobos, o perros o alimañas nocturnas entre cobijas.

¡No quiero desvanecerme
sin haber domado un cometa!

¡Dame vida aire!

No quiero dejar de contar los anillos de los innumerables exoplanetas, no quiero que se retire mi presencia de la enormidad.

Aún no llega mi tiempo, pero un polvo ignoto me consume… me hace parte de la infinidad-todopoderosa, me arrasa el espacio y me lleva a la manifestación de cielos habitables y de cielos inhabitables, formas de vidas, paisajes extraños, un polvo de imaginación, un polvo galáctico, me hago gigante, se hace exigua la razón entre el vaivén de un viaje que raya a la perdida locura.

Me encanta pensar de forma infinita, no de fantasía, tengo sangre irrigando llena de oxígeno, tengo saliva viva que pregona un eco que jamás nadie en el espacio escuchará, un grito que solo mi cráneo retiene, entre las costelaciones me encanta ver pasar el tiempo en este sueño astral, en este viaje mayestático.

No quiero envejecer
No quiero dejar de ver los astros, detengan el absorbido tiempo, este viaje es la misma muerte.

Calla… es hora de seguir dormido.

Jordy S. Reyes
Guatemala de la Asunción.
2023

6 Me gusta

De manera más humilde, dicen en una película que la fruta madura es la que está a punto de pudrirse, asi que mejor no madurar!

Gracias por compartir tus versos!

1 me gusta