Versos para mi dueña

Siento una pena tan grande
siento una pena tan grande
tan honda y tan vacía
que ni pena parece.

Siento una pena tan grande
como el perro que arrastra la correa
que mira y no te ve
que ladra y no te escucha
que llora y duerme.

Siento una pena tan grande
que ni pena parece.

Y tú diciendo que te vas…
Pues vete, que aquí te espero aunque no quiera
porque mi sangre es tuya
y mi corazón solo late a tu vera.

1 me gusta