Vencido

Cierras los ojos y la vuelves a ver

es la misma muchacha refulgente,

menudita y alegre, de torso de cristal,

con vestido de tarde

y besos de melaza y de té.

La que espera a que vuelvas

a buscar dentro de ella –como solías hacer–

por todos los rincones de su piel luminosa,

en cada escondite secreto de su cuerpo,

la muchacha temblorosa, entregada

a un largo rato de amor

y a un trémulo momento de placer.

Ahora exiliado de ese territorio

al que no puedes volver

te sientes igual que aquello

que la corriente arrastra

—tronco inerte hacia el mar—,

como a quien ya vencido

nadie puede salvar.

3 Me gusta

El echar de menos y la no salvación… Es un poema realmente hermoso, compañero.
Saludos.

1 me gusta

Me alegra que te haya gustado; gracias por tus palabras. Saludos cordiales.

1 me gusta