Una poeta prudente

Girar un momento la cabeza, ver desde donde vengo,
a qué lugar llegué sin darme cuenta.

He bajado tantas veces al corazón de la tierra
para volver a empezar limpiando sangre vieja…
que a las heridas pongo recuerdos con sal,
guardo el viento dentro de pasos silenciados;
soy un animal nuevo cada vez que sale el sol
jugando con el pasado.

Disfruto dos amantes permanentes:
vida, luna imposible con garras de paloma…
La muerte, una amante celosa que jamás cede.

Me ha dado por darle tardes libres al alma,
hacerme visible cuando finge que ama;
ahora que tomo café todos los días
con una amiga argentina contándome que Dylan…
ha aprendido a cantar.

Buscarme en excipientes lejanos, horas trasparentes.
Hacer de un charco una tonelada de mar
y ríos caudalosos de memoria fértil con limo nuevo.

He llegado al pasado antes de tiempo,
convertido en libro viejo con polvo mesopotámico
difícil de interpretar en un acadio básico…

Y mi amiga, una poeta prudente…corta hilo.
Cita a la vida escondiendo los versos de la muerte.
“Cariño es la edad, cuando enseña los dientes”

Cierra el chat.

7 Me gusta

Querido poeta: ¡Que frase célebre acaba usted de crear!. La guardaré si me permite, para mis ratos de introspección, cuando me acecha la fiera salvaje, esa que empezamos a querer dominar desde que nacemos, esa, la edad que enseña los dientes o como diría yo, los “colmillos” con los que está esperando devorarnos en sus muchas experiencias. Gracias :pray:t4:

1 me gusta

Guarde, alguien tiene que hacerse cargo de ella, yo la liberé.

Gracias por comentar.

Saludos

1 me gusta

Final excelente para tan maravilloso poema. :upside_down_face: :handshake:

1 me gusta

Buenos días… agradezco el paso por este tema rincón y lo s generosos comentarios.

Saludos cordiales

2 Me gusta

Espectacular!!! :clap: :clap: :clap: :clap: :heart:!

1 me gusta