Un sol sereno

Hay un sol sereno cuando abro los ojos. Barrieron las nubes los dragones del viento.

Siento el húmedo aire de sus respiraciones calientes. Me envuelven girando por todos los lados, aunque yo nunca los veo de frente.

Sólo algún rebrillo de escamas doradas y azules con alguna mirada de aguas tranquilas. Nunca el marfil de sus dientes hambrientos ni el acero duro de su garra afilada.

Sin duda asustada, la cacatúa protesta y se esconde temblando la ardilla de todos los días.

Y en el jardín de todos los tiempos, donde sueñan pisadas recientes los dinosaurios antiguos, se mecen helechos gigantes con soplos de fuego.

Hoy, por fin, será un gran día.

Un sol sereno
Pixabay/FreeImages

7 Me gusta

Muy muy buenooo me encantó, felicidades.

1 me gusta

Estimado Eusebio, me quito el sombrero ante esta prosa tan exquisita!

Como el ajedrecista experimentado, hay que ir leyendo 7 capas adentro del aparente decir para exprimir toda la riqueza.

Realmente muy bonito!

1 me gusta

Muchísimas gracias epadron.arte
Un saludo cordial

Muy amable, muchísimas gracias JDuque
Un cordial saludo

1 me gusta