Un arte divino y propio

Y entonces…
Una ternura infinita colma nuestros corazones.
Y nos convertimos en niños, alimales, plantas, flores.
Y es su inocencia la que sonríe dentro nuestro,
haciendo de ello un arte divino y propio
de una especular y enseñoreada…
naturaleza que contagia.

2 Me gusta