Un animal irreflexivo

Una noche sin dueño,
solitario y errante camina,
el puñal de la soledad atraviesa
con dolor la pérdida de su espacio,
una ciudad hostil, vacío sin final,
lo hace sentirse un animal irreflexivo.

La tierra tiene el vuelo libre de las aves,
algunos habitantes vulneran en silencio
con la violencia, una libertad
que cae en cada estación otoñal,
a veces con la sola lectura.

En las esquinas de la ciudad hostil y cruel,
se cruza entre las estrellas imaginadas,
sus versos en las veredas de las avenidas
un susurro para peatones efímeros,
historia contada no leída por la fugacidad.

Embriagado por los suspiros de la urbe,
confiesa al asfalto su profundo dolor,
su pasión por las letras, su única cura,
un éxtasis que lo mantiene en el mundo.
como un grito de libertad solitaria
busca en cada esquina una ventana
que le muestre un sendero de verdad.

Su exilio suelto en calles despiadadas,
busca refugio en el pavimento y la tiza
la poesía es su bella morada,
y el asfalto su única expresión libre
de amor, como un oasis de vida.

3 Me gusta

Precioso todo entero, Oscar!!! :clap: :clap: :clap: :heart:

Hola Talí,gracias por tu comentario.Saludos