Últimos requilorios del verano

Lucían en la tibia amanecida
tres fuegos deslumbrando mi pupila,
el sol que tempranero nos vigila,
sus ojos complicándome la vida.

Tres luces que en la corta despedida
se apagan si una nube se perfila,
y nubla al sol y al ojo que vacila
huyendo presto a cada acometida.

No quiso la mañana que prendiera
la llama de pasiones transitorias
y todas las caricias ilusorias
tornaron del capricho a la quimera.

Se extinguen los luceros y la noche
y queda la amargura del reproche.

6 Me gusta

Hermosos tu soneto raulcd8, buenos días y mis saludos

Veo que has guardado la traca final para rematar estos requilorios del verano.
Ostras, Raúl… Una maravilla.
Me encanta.
Muchos aplausos :clap::clap::clap::firecracker::firecracker::firecracker:

Magnífico broche final de tus requilorios del verano!!:clap::clap::clap:
Un soneto muy hermoso, poeta!:rose::rose:
Abrazo, Raúl! Buen finde.

A pesar de que no soy amigo de las socorridas “quimeras” en las rimas, te felicito por el trabajo que has presentado…y me encantó y mucho el pareado final
un abrazo

Muy bonito, Raúl.

:kissing_heart: