Tus ojos

Voy a quedarme
en la última migración de las aves,
en ese último sitio
que resurge desde el sueño.
Nada hay mas que tibieza y jacintos,
nada hay mas que la existencia
brillando en cada recodo de sol.
Es sucesión, pregunta,
y calma innumerable.

Voy a quedarme en el último otoño
que nació sin soledad,
en el claroscuro que cae
sin tocar la brisa marina.
Soy de viento y mármol sin muerte,
lluevo desde la lluvia,
toco los muros de cada amanecer
y oscurezco con la inmensa noche.

No en la canción sino en el silencio,
no en el beso sino en las pupilas fugitivas,
no en la honda tristeza sino en las coronas
de los amantes.
Como una marea en cuyas aguas
nacen vida y muerte, flor y espina.

Niña de tristeza que no es tuya:
el mar brilla desde cada estrella
y desde las cuerdas de una guitarra,
pero aquel brillo y aquella melodía
nacen desde tu alma pura.

Abre las palmas hacia el nuevo día
que amanece desde su cielo
para quedarse en las estaciones,
dibuja tu sonrisa hacia el nuevo día
que amanece desde su cielo
para nacer en ti.

8 Me gusta

Bellísimo poema, Alessandro.

1 me gusta

Gracias Wallacegere, saludos también para ti y que tengas un buen día :sunrise_over_mountains:

1 me gusta

Muy bello y sentidos versos, poeta!!!

1 me gusta

Gracias Minada, buenas noches :rice_scene:

¡¡¡Cuanto romanticismo y emotividad en tu escrito!!!
Muy lindo😊

1 me gusta

Gracias :rice_scene: saludos.

1 me gusta