Tú que lo sabes, yo que te he visto

Tú que lo sabes,
que soy nuez sin cáscara,
frágil como la nota de un bolero.
Yo que te he visto,
morir inundando una almohada,
nacer en la mañana de un abrazo.
Yo que te he visto,
cuando sólo te maquilla el rubor,
si te soplo en el oído que te quiero.
Tú que lo sabes,
que juego a esconderme en tu cuerpo,
y vuelvo a ser un niño en tu regazo.

Y si no lo sabes, entérate bien,
que soy mucho mejor cuando soy contigo,
porque eres de mí la mejor parte.
Yo que te he visto,
desnuda por fuera y por dentro,
nunca me cansaré de mirarte.

11 Me gusta

Muchas gracias amiga. Abrazo grande

Es bueno para mí tenerte tus poemas entre mis lecturas habituales. Muy buen poema, @carlosniano .

1 me gusta

Me enriquece tanto o más a mí tenerte entre mis lectores, David.
Un abrazo

1 me gusta

Me encanta, sin más.
Ese “morir inundando una almohada” es :boom:.

1 me gusta

Con tus palabras me elevas.
Muchas gracias.

1 me gusta

Precioso poema. :wave: :wave: :wave:

1 me gusta

Muchas gracias Rafael.

Precioso!! Ese arranque muy bueno!

Saludos, Carlos!

1 me gusta

Aprecio mucho tu comentario María. Muchas gracias

1 me gusta

Me encantó! Bravo!

1 me gusta

Muchas gracias

Me encanta tu poema
Saludos Carlos.

1 me gusta

Un placer que te pases por aquí Magdalena. Un saludo

1 me gusta