Tú me enseñaste

Tú me enseñaste,
lo bello de la vida
con tus palabras.

Y me llevaste
a ver tanta hermosura
día tras día.

Fueron etapas
vividas hace tiempo
con inocencia.

Y nos quisimos
sin prisas y sin pausas
de mil maneras.

Hubo silencios
y risas, compartidas,
en muchos ratos.

Y nos amamos
igual que los amantes
de aquel poema.

¡Cuántos recuerdos
hoy vuelan de tus ojos
a mis pupilas!

¡Cuántos segundos
vividos y gozados
intensamente!

Pero guardados,
están en nuestras almas
con devoción.

Rafael Sánchez Ortega ©
06/08/20

2 Me gusta

Gracias por tus palabras Noracris.
Un abrazo.

1 me gusta