Tú, llena de auroras por estrenar

Voy a dejar en tus ojos un pájaro,
para habitarte en los almendros.
Reliquia dibujada en una sombra de agua
que se deshace en tu piel de cántaro.

Me eres ese sonido donde nacen mis verbos azulados,
y allí, siento… El cielo revolotea en mi alma como un beso en tu frente.

Los crepúsculos de este silencio, te escuchan hilando mis ojos
en un triste almanaque roto, a la distancia de un arpegio sin hijos.

Tú, llena de auroras por estrenar, y yo, un pequeño hombre
que se diluye en el viento…

.

12 Me gusta

Bellísimo. Qué delicado e inspirador poema. Saludos cariñosos.

1 me gusta

Los crepúsculos de este silencio, te escuchan hilando mis ojos
en un triste almanaque roto, a la distancia de un arpegio sin hijos.

Estremecedor!Maravilloso compañero!

1 me gusta

Cuando vibra la pluma en sentimiento,emergen radiantes estos versos…me encantó,@hectorgaibor!!

1 me gusta

¡Duele, asfixia y luego alzan estos versos que traen diluvios de nostalgia!

Como siempre, nos conmueves poeta con tu gran sensibilidad lírica.

:clap::clap::clap:

1 me gusta

Muy amable, mi querida Sinmi. Un gusto grande saber que me lees y comentas!

Muchas gracias, Victoria! Un abrazo afectuoso, querida poetisa!!

Muchas gracias, mi querida poetisa! Un honor saber que me lees y comentas!

1 me gusta

Gracias por tus bellas y profundas palabras, llenas de clarividencia y sensibilidad…

Un abrazo grande, Enid!

1 me gusta

Tu poesía es belleza en estado puro.
Un abrazo, Héctor.

1 me gusta

Muy amable, querida poetisa. Un abrazo grande y afectuoso para ti! :hugs: :bouquet:

1 me gusta

Lindo, me quedé con ese hombre diluyéndose en el viento

1 me gusta

Muchas gracias por leerme y comentar! Un abrazo afectuoso!