Trilogía de la inspiración, efemérides del dilema de rima y métrica

Heme aquí mientras espero
que la inspiración baje y me posea,
al ritmo de sus letras que entrelazadas
van contando historias, de aquellas…
de las que nos gustan
o tal vez ni siquiera tanto,
mientras que a veces
escribir es toda una faena,
la corrida de un toro desbocado,
cuando la inspiración desbordada
te posee en medio de la plaza
que espera por la faena,
riguroso ajetreo de las palabras
que se agolpan al salir
enérgicas, desfogadas,
van cayendo unas tras otras
que se apresuran y tropiezan
colapsando en la salida de mi mente
que quiere plasmarse escrita,
en la puerta se acumulan
mientras se registra una a una,
cuidando de no perderse de ninguna,
despavoridos los dedos en yunta
del correcaminos y el coyote
siendo inspiración y memoria,
que la memoria traiciona la musa
o que la musa celosa fugaz se esfuma
soplo de aliento que como el aire llega
ha de atraparse antes que se desvanezca.

Entre hilos que escasean
me devano en la penumbra,
o la indecisión por esta o aquella,
la rima esquiva, brota libre
y sin dar acierto
entre lo que se escribe
y lo que se expresa,
que el fondo concuerde
con la forma sin reserva,
entonces a veces y de nuevo
me desgajo los sesos
decidiendo por este verso…
tal vez por otro o por aquello,
por la palabra que llega
o incluso por la que no se ajusta
pero que conjugada juega…
sinsabor que se plasma insatisfecho
con ahínco atragantado en la espera,
quedando estancado el escrito
quien sabe por cuánto tiempo,
la labor sucumbe ante el sonido
que sin ritmo retumba sin éxito
cuando las repetidas palabras
en similares no encuentra salida,
sus tonos no le dan la fuerza
que se plasma en aquellas
que prolíferas caminan
autónomas por entre las líneas,
se mandan solas, se multiplican
sin ninguna que a satisfacción
tomen su lugar con la misma firmeza,
más que solo lo saben mi musa
y mi quisquillosa conciencia,
sí, me devano en la penumbra
al dar vueltas y vueltas,
en que pienso y pienso
entre la fluidez que no tengo,
las rimas que no cuadran
y las métricas ausentes por excelencia,
buscando la rima que no hallo
la halle en el desierto de las promesas
donde el fondo y la forma
concuerden libres sin reserva.

La fuente que fluye o la que espera
es la forma en la que me debato,
me gusta cuando es fuente fértil,
pues la que espera se convierte en vacío,
del tiempo que pasa sin sucesos,
se tranca en la constipación de la nada
de palabras que nacer quisiera
brotando libres y espontáneas,
entonces a veces componer se convierte
en la grúa que arrastra en lastre
las despabiladas y desvalijadas letras
mientras se desvanece el tiempo
del tiempo que pasa y no sucede nada
pues pasa y pasa sin dar frutos por supuesto,
entonces surge el reclamo,
que frustrada y desconcertada,
con insolencia a la musa le hago,
en lo que creo, más que los hay,
los frutos; aunque no como yo quiero.

La inspiración mientras fluye
parece un rio desbocado
lleno de abundancia
que se le da forma
acorde con los caprichos de la musa
que me dirige y me lidera,
que desatada se plasma
independiente, segura,
se manda sola…
sin dueño que la posea,
camina por donde quiere
muchas veces es matrona, ama y señora
que se impone terca e indomable
autónoma, necia y pretenciosa,
cuando a mi puerta insistentemente golpea
ignorada entre los quehaceres cotidianos,
que distraída me sumergen en inapetencias
que sin despabilar ignoro,
así llegan, como chispeantes luciérnagas,
ella retumba con obstinada persistencia
pues ante la premura no se resigna a perecer
en los recintos de la memoria
que infiel o inadvertida no la quiere retener
aunque sea o provenga
de inmaculado aliento divino
es tal vez lo que hace el recuerdo mezquino,
así mientras que en ocasiones desprecio
otras veces deseo tanto que me posea,
que con vehemente indiferencia
por completo me abandona;
o cuando desprevenida me toma
con la memoria como arma
se me escapa fugaz y celosa
cual pérdida irreparable.

Cuando se combina la inspiración
con el arte de escribir
como Don Divino,
surge la belleza…
santo grial desatado por Apolo
tan sagrado, puro y único,
que celestialmente reposa
en la Republica de Platón
pues aunque me contradiga
se tiñe con el tinte en esencia
de cada alma y corazón,
si bien por un segundo
o incluso largo tiempo,
se difiera del concepto
y el poeta solo sea la vasija
que en el regazo
de su mente contiene
pero que incluso se cierne
por el escritor que lo posee
como canal que vincula
lo divino con lo humano.

Su rúbrica es exquisita,
la de la inspiración;
manjar de creatividad,
en sus mieles nos sumergimos
frente al ritmo de las musas y palabras,
frases convertidas en versos,
con belleza tan natural y espléndida
como al ver la misma naturaleza,
una flor, una mariposa y sus destellos,
las estrellas en el firmamento salpicado,
mares, ríos, montañas, océanos,
un atardecer o amanecer,
el sol como rey magnífico del cielo
que se resalta sobre el azul profundo
y exquisito del cielo en el infinito universo,
contenido en nuestra mente
que lo plasma y recrea
aunado al lector que se deleita
en este mar diverso,
inmenso y perpetuo de versos
que vuela con alas que se agrandan
al sumar, coincidir, apropiar y retumbar
de historias épicas, liricas, dramáticas;
todas estas y muchas otras…
es una bella melodía
que los oídos sacia,
tanto como liberando el alma.

Otras veces parece un desierto
aunque cuando escarbo o escudriño,
logro encontrar en las arenas esquivas
la fuente de aquellos versos
esos, los que tanto anhelo,
entonces empiezo a hilar
en el huso infinito de la lírica
pero tropiezo y me enredo,
en estas arenas movedizas
que me succionan sin cesar,
me ahogan y sumergen
y la indecisión de las rimas
y palabras, que conjugadas
aun rechinan por dentro
pues su sonido indica
que tu alma aún no está conforme
hasta que a satisfacción convergen
alma, corazón y mente,
es cuando por fin los versos
fluyen con tranquilidad
reposan y se recuestan
en los anaqueles
del frenesí poético
con su tono interno,
el que mi juicio de poeta otorga
listo ya ha quedado
aunque la rima y la métrica
sean un caos completo
que retocen en los libres versos.

¿Siendo así como es la inspiración contigo?
¡Juegas con ella, o es ella la que juega contigo?
¿Cómo la posees o acaso es ella quien te posee?

¡Entonces ya podrás decirme que es la inspiración para ti!

7 Me gusta

Un “poemazo” en toda su extensión…las vicisitudes que tiene la inspiración y el escribir!

Has tocado todas sus vertientes y me siento identificada en esos versos. :rose::writing_hand::+1::clap:

Un abrazo, Mónica!

1 me gusta

Las cuarenta cartas de la baraja has usado para describir con magnitud y de maravilla los procesos creativos que te asaltan al escribir (nos asaltan).
Es un compendio de la inspiración con un estructurado mágico verso a verso.

¡Enhorabuena!

Saludos

1 me gusta

Pues no te ha faltado inspiración para escribir este completo ensayo sobre el arte creativo de la poesía.
Aquí, en tus letras, nos encontramos todos, compañera.
Un abrazo :hugs::rose::rose::rose:

1 me gusta

Vaya exploración tan detallada y honesta de los desafíos y triunfos de la inspiración en la escritura.

Aplausos, qué gran escrito.

1 me gusta

Muchas gracias María por tu s bellos comentarios, empatía y exaltación. Un gran abrazo :hugs: :heart: :100:

1 me gusta

Gracias Pedro por tan maravillosa percepción y descripción exquisita, eres muy generoso. :smiling_face_with_three_hearts:

Jejee si mi querida Wallace,

Este poema surge después de un un buen tiempo en que la inspiración esquiva me acompaña con pequeños destellos que no me llevan a nada, o sin concluir muchos, entonces como reclamo esta este resultado, algo contradictorio pero verídico por lo extenso :stuck_out_tongue_winking_eye:
Lo chistoso es que cuando quiero escribir algún verso corto como un Haiku, un Shadorma (según invitación de María) o cualquier otro, me viene una pastoral incontenible :blush: Entonces el ejercicio hará de este un musculo bien tonificado, gracias a la maravillosa sinergia con todos ustedes exquisitos Poetas y los Poemas de esta increíble comunidad.

1 me gusta

Muchas gracias Alejandro , por tu gentileza y aporte que exalta con vehemencia este poema :heart:

1 me gusta

Grandes interrogantes para terminar este gran poema sobre todo lo que implica escribir. Las musas a veces vienen y nos llenan de toda su magia, otras, solo nos dejan en silencio y nos convertimos en áridos desiertos donde no cae ni una gota de inspiración. Me encantó muchísimo tu poema. Abrazos cariñosos. :hugs:

1 me gusta

Gracias @Sinmi , encantada por tu lindo comentario y aporte; un placer tenerte por aquí siempre, Un gran abrazo