Trascender

Muchas veces imaginé,
que terminaría mis días
acomodado en el mismo sitial,
donde en mi juventud pasada
tuve a bien asentar mi vida.

No busqué los caminos arduos,
ni las promesas que ocultaban
sus enrevesados parajes,
ni seguí a lomo de animal,
ninguna quimera fantasmal,
que no fuera comprobable.

No erré, ni perdí mi cordura,
como tampoco dejé escapar
de mis manos, aquellas cosas
mundanas que nos atrapan,
sin dejarnos nada en la mesa,
para la posteridad de nuestras
almas.

Era sólo un hombre perdido,
que se creía sabio de la vida,
sin saber que bajo las aguas
se esconden mundos nuevos
que nos observan.

Hasta que en un día de tribulación,
el cielo se oscureció sombre mí.
Sus aves oscuras rondaban mi cabeza,
graznando sus verdades,
para aplacar con su fuerza mi torpeza
y abrirme a los vientos feroces
de la tormenta que me llamaba.

Ahora sé que fui un hombre desencantado,
porque conocí la oscuridad más cruda,
pero pude, al mismo tiempo que moría,
encontrar la luz más bella en mi alma.

Jamás concebí en mi razón,
que al final de mi estancia,
conocería la verdadera poesía,
la que habla sin palabras vacías
y resuena como una melodía
que nos agasaja por la mañana.

¡Ahora lo sé, me fue revelado,
que no me iré de este mundo
con las manos vacías!

Me llevaré algo de mi a las estrellas
y retornaré a ti, a tu ausencia,
al silencio sereno de nuestro adiós
y dejaré los tesoros de mi amor
esparcidos en tu tierra.

Porque mi deuda contigo es eterna,
libraré la batalla por la vida que te debo.
Me desharé de las cadenas del hastío,
para entregarte el amor que no pude.

Volveré como siempre a tus brazos,
al descanso de tu cuerpo divino,
como un ángel que ha caído en tu seno,
para buscar en tus ojos la auténtica redención.

5 Me gusta

Un poema, triste, evocador y emotivamente bello, con un final abierto a la esperanza. Sin duda un gran poema. Saludos.

1 me gusta

Gracias Amigo Poeta por tus palabras… sí, es cierto, cuando me es posible, trato de terminar con un final que muestre una “salida” hacia un “algo mejor” … ya que tengo la fatal “tendencia” a escribir sobre las luces y las sombras que nos circundan… está en mi naturaleza caer siempre en este claroscuro…

Muy hermosas estas reflexiones poéticas sobre ti…

Precioso fragmento éste! :rose:

Un abrazo y que se cumplan esos deseos, Esteban. :hugs:

1 me gusta

Gracias, amiga poetiza por tus observaciones… es cierto, que en el trasfondo, estoy reflexionando sobre mis propias historias… pero a veces, también sucede que se cuelan y entremezclan con las mías, historias que observo en otros y que son reveladoras….

1 me gusta