Tragedia del día

Cansado de este luchar
contra molinos de viento.
De oir mi armadura de hojalata
cuando me voltean en el aire
cada vez que me rechazan.

Mi rocinante me ha abandonado
y me ha pedido amablemente
que no le vuelva a dar la lata.
Ni siquiera me ha valido
la mediación de mi sancho panza

En fin que yo me voy al paro
a ver si por fin conmigo trabajan,
porque dulcinea me ha jurado
que ya no limpia más la casa
y que me vaya a dormir a la otra cama.

De nuevo volver a mi vida de ratón
a buscar cada día un trozo de queso
rogándole al cielo por una buena ración.

tragedia
Pixabay/Tama66 / 1968 images

4 Me gusta

Jjj que buenos y quijotescos brillan tus versos, poeta!!!

1 me gusta

Me gusta mucho ese poema, Eusebio.
Tiene una mezcla de tristeza, injusticia, sátira e ironía que atrapa.
Abrazo.

1 me gusta

Me alegro que te guste. Muchísimas gracias
Un cordial saludo

1 me gusta

Me encanta este poema, con el molino de viento en la tragedia del día. Un gusto pasar.

“Cansado de este luchar
contra molinos de viento.
De oir mi armadura de hojalata
cuando me voltean en el aire
cada vez que me rechazan.”

1 me gusta

Es un buen ejemplar. Muchísimas gracias
Un cordial saludo

Me alegro que te guste. Muchísimas gracias
Un saludo muy cordial