Tolerancia

–Por mucho que corras-- me confiesa mientras saborea un sorbo del tinto-- no escapas de tu realidad
–¿Se puede cambiar? – y señofruncido la sorprendo
–¿Qué cosa? – averigua con apremiante pupila
–La realidad-- digo cariserio
–¡Oh si! Puedes escoger la que te convenga. Total, la fantasía también acepta esperanzas.

1 me gusta