Teofanía

un dios apareció en la oficina de salud de la ciudad
recompensó la zarza que ardía en mi cara

lavó mis pies
(…sobreabundó la gracia)

me regaló medio dólar
yo y mi piel no entendían

y dieron las gracias.
sonrió y sus alas se cayeron

su cara se desfiguró
se alejó y desapareció
por ahora

4 Me gusta