Telaraña

Y despertar en una telaraña
y entrever mi ciudad de primavera
con negra sal que a mi corazón daña

Sol era antes mi memoria no engaña
Cielo antes de colores cada acera
Y ahora verla entre una telaraña

Los domingos era degustar caña
Y en la chacra ¿qué hay? solo hay carretera
con negra sal que a mi corazón daña

Son las diez y es gris y mi pulso extraña
el sol que corrió en la playa estuviera
con cielo en los ojos sin telaraña

Cables de luz tejen la telaraña
y el tinte de antaño era una quimera
hay negra sal que a mi corazón daña

A mi Trujillo te quiero aledaña
a mi niño a mi sol de primavera
y así no verte en una telaraña
con negra sal que a mi corazón daña

P.D.
Minutos después de llegar a la ciudad de Trujillo. Perú. 11 de mayo 2024.

11 Me gusta

Hermoso y muy rítmico poema, se sienten esas telarañas por las calles de Trujillo…
Abrazo enorme, Carlo!:hugs:

1 me gusta

Dice Sabina que al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver.
Qué bien y qué bonito has descrito esas telarañas del pasado.
Me gusta mucho tu poema, Carlo.
Abrazo :hugs::spider_web::spider_web::spider_web:

1 me gusta

Te aplaudo hasta quedarme sin manos! :hugs: :clap: :clap: :clap: :clap: :heart:

1 me gusta

¡Qué bueno amiga! Para mí Tu comentario. Me anima ¡Un gran saludo! :slightly_smiling_face:

1 me gusta

¡Qué hermoso! Lo que dices amiga Me llegó como una canción ¡Un gran saludo! :slightly_smiling_face:

1 me gusta

¡Gracias! Me impregna la nemoria Cada segundo Tu aplauso Gracias :slightly_smiling_face:

1 me gusta

Hermoso poema con destellos de melancolía y belleza en la transformación urbana.

Verso a verso vas fusionando recuerdos con la realidad contemporánea.

Letras que transmiten un sentimiento de pérdida y nostalgia.

1 me gusta

¡Muchas gracias @AljndroPoetry !
Me anima tu comentario.
Un gran abrazo

1 me gusta

《La ciudad se queda abrumada
con la tristeza de la hora.
La lluvia no dice nada,
y llora》diria Pedro M. Obligado; el apostol Jose Martí diría: 《Ya no podemos ser el pueblo de hojas, que vive en el aire, con la copa cargada de flor, restallando o zumban­do, según la acaricie el capricho de la luz, o la tundan y talen las tempestades》 , y yo diré humildemente que usted ha captado con el alma lo que debio percibir por los ojos. Lo aplaudo y lo respeto. Saludos.

1 me gusta

Un gusto leerte y sentir que me atrapa la telaraña de tus letras.

1 me gusta

Esa tela de araña ciega, ha teñido de negro los recuerdos, apresados por la realidad que devora cualquier cosa. A veces la utilidad de un paso de cebra es indiscutible…pero uno recuerda el árbol que le daba sombra antes de asfaltar el campo y sabe que lo necesita.

Muy buen poema, no solo por lo que cuenta, si no por lo que añora y pide.

Saludos cordiales.

2 Me gusta

Se puede palpar esa nostalgia en esa mirada, una telaraña que tergiversa la realidad en tu recuerdo con la que te encuentras al llegar a la ciudad de tus recuerdos.
Paciencia amigo Carlos, trata de mirar con otros ojos la realidad que has encontrado, aparta esa telaraña y rebusca en los rincones más recónditos, aunque ya nada sea como antes, seguro que podrás forjar un nuevo presente.
Me gustó mucho la musicalidad de tu poema, así como el sentimiento que emana de el.
Un saludo muy cordial.

2 Me gusta

Hay un cero del reloj ahora mismo a las 5 Estoy con mi recuerdo Y le abrazo

1 me gusta

“Donde quiera que haya niños …” Acaso le pase Ahora con 55 yo Corro con la memoria

1 me gusta

Sí Qué útil es ser átomo Acaso dice un electrón Acaso nada era Soy

2 Me gusta

Mi escondite Estoy Pero no quiero que nadie me encuentre Con tanto oxígeno O con un nudo en la graganta

2 Me gusta

《A las cinco de la tarde.
Eran las cinco en punto de la tarde.
Un niño trajo la blanca sábana
a las cinco de la tarde
Una espuerta de cal ya prevenida
a las cinco de la tarde.》FGL
Una palabra que no mencionaré
A las cinco de la tarde.

1 me gusta

Cinco, 9, 2, 6, 5,3,5

Se irá ¿hacia dónde?
Todo beso tal vez envuelto
Único
de luz de las cuatro
él para amar
¿Por qué?
Se irá ¿hacia dónde?

1 me gusta

Hoy no hablaré con palabra de viajero o emigrante colmada de accidentes, para responder al amigo que puebla nuestro afecto, hablare con palabras de otro Peruano eminente tambien como mi amigo y contemporáneo: Mauricio Medo 《A veces creo oír al viento Bora retumbando en el ventanal como si hubiera regresado del olvido, mientras el tiempo, corre gritando alrededor del mundo.》

1 me gusta