Te vuelvo a ver

Te vuelvo a ver,
querida mariposa,
y me emociono.

Sentía tanto
tu ausencia y tu silencio
que estaba triste.

Ahora estás cerca
y vuelves, nuevamente,
con tu sonrisa.

Es lo que quiero,
saber que estás alegre,
vivir tu vuelo.

Y contemplar
los giros de tus alas
y sus colores.

No me abandones,
preciso de tu encanto
y tus caricias.

Estabas lejos,
ausente de mi vida,
y te extrañaba.

Fuiste la estrella
que un día guió mis pasos
entre las brumas.

Y conseguimos
soñar como dos niños
con los poemas.

En esos sueños
volamos a la infancia,
mi mariposa.

Por eso quiero
volver hasta esos versos
y compartirlos.

Rafael Sánchez Ortega ©
28/06/22

5 Me gusta

Qué bello sueño de niñez y dulces sentimientos, apreciado poeta!
Un gusto leer tan lindas letras!
Saludos cordiales, Rafael!

1 me gusta

Gracias Silvelart.
Saludos.

1 me gusta